El 90% de la contaminación del sur de Chile lo genera la combustión de leña húmeda. Una de las alternativas que se han planteado para ayudar a descontaminar las ciudades es migrar hacia el uso de energías limpias.

Entre ellas se cuenta la biomasa como el pellets y las briquetas; la electricidad; el kerosene; y el gas licuado. Se trata de energías que permiten disminuir las emisiones diarias de las viviendas del sur de Chile y en algunos casos reducirlas a cero.