Los Ríos Noticias

Un camino posible para mejorar la calidad del aire

Es un hecho conocido que la calefacción que usa leña como combustible puede ser 5 veces más barata que otros sistemas, pero sin un calefactor adecuado se contamina dentro del hogar con hasta 12,5 kilos de Material Particulado 2.5 (MP2,5) al mes. Esto implica que quienes no pueden acceder a calefacción limpia, están respirando aire contaminado incluso dentro de sus hogares.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, más de 4 millones de personas mueren en el mundo de manera prematura por enfermedades atribuibles a la contaminación del aire causada por combustibles ineficientes. En tanto, en Chile, tuvimos el 2014 un total de 4.070 muertes prematuras por problemas cardiopulmonares asociados a la contaminación del aire, según datos del Reporte del Ministerio de Medio Ambiente.

Hoy la pobreza energética, concepto que se explica en la Política Energética nacional al 2050 del Ministerio de Energía, nos lleva a elegir la energía más barata para calefaccionarnos, sin contemplar que puede ser la que más contamine. Pero además, no sólo se usa leña como calefacción en los hogares, sino que también en instituciones, empresas y comercios. En definitiva, hay costos que no estamos midiendo en el día a día de nuestros hogares para la salud y en los efectos que traen las enfermedades en el núcleo familiar.

Esta situación se solucionaría según la publicación asegurando “el acceso universal y equitativo a servicios energéticos modernos, confiables y asequibles a toda la población”, y además en Chile habría un ahorro de cerca de $640 mil millones anuales si hubiese este acceso, evitando los costos de atención de salud, ausentismo escolar y laboral, hospitalizaciones, etc.

Sin duda que enfrentar la pobreza energética es un desafío que debemos asumir como sociedad en conjunto. Buscar la forma de dar ese nuevo paso puede ser un trabajo colaborativo liderado por las autoridades a través de una Política Regional que continúe estimulando el mejoramiento en la calidad del aire y la entrega de información a las personas. Es un camino que estamos iniciando, y un posible nuevo paso es incorporar tecnologías mixtas de calefacción, más que ponernos en contra del uso de la leña, promoviendo la mejor forma de usarla y de sumar alternativas limpias.

Si avanzamos reconociendo que las energías limpias son un aporte a la solución que necesitamos para lograr la descontaminación de nuestro aire, comenzaremos a generar el cambio en nuestros hábitos que nos lleve a conseguirlo. Conocemos como energías limpias a las generadas gracias al sol, el viento y el agua. Son energía limpias y renovables y en Chile contamos con suficiente “materia prima” para obtener esa energía eléctrica limpia que puede ser una alternativa en el mediano plazo para la calefacción de nuestros hogares y disminuir la contaminación.

Comentarios

Comentarios